La previa del FC Barcelona vs Real Madrid

Por Europa Press

El primer Clásico entre FC Barcelona y Real Madrid en el Estadi Olímpic Lluís Companys de Montjuïc está a la vuelta de la esquina y será el foco mediático del sábado como protagonista de una lucha entre eternos rivales que buscan imponer su estilo en un duelo de ‘nueva era’ y nuevos protagonistas, con el añadido de que esté en juego el liderato de LaLiga EA Sports.

Muchos blaugranas podrían jugar su primer Clásico, con menos posibles debutantes en el Real Madrid. La sensación, quizás por ser Jude Bellingham la gran sensación blanca, es que se abre esa nueva era, esa nueva contienda de Clásicos entre un Barça mejorado que puede por fin hablar de tú a tú a su rival. Pero con un Real Madrid que, como líder que es, quiere dejar las cosas claras en Barcelona.

Un Clásico es, seguro, uno de los eventos deportivos más vistos en el mundo. Una presión añadida para todos aquellos jugadores jóvenes, o que no lo haya vivido nunca en carne propia, que puedan saltar al césped de Montjuïc. Más allá de esa atención mediática y popular, lo cierto es que el duelo llega en buen momento para ambos y se presenta igualado, abierto y ‘cañero’, con ganas de aportar más ‘rock and roll’ a una cita en la que el Barça lucirá la famosa lengua de los Rolling Stones.

Montjuïc, escenario habitual de grandes conciertos, será ahora la alfombra verde de dos grandes equipos que quieren volver a subir el listón de los Clásicos. Con Xavi en el banquillo, el Barça disfrutó de lo lindo en el choque de la pasada Supercopa de España, pero el Real Madrid es vigente campeón de la Copa del Rey tras eliminar al Barça en semifinales, con 0-4 en el Spotify Camp Nou (0-1 en la ida en el Santiago Bernabéu).

Hay ‘toma y daca’ y, con ello, hay mayor espectáculo y disfrute. La llegada de Bellingham, la mejora de Rodrygo Goes o la confirmación de Fede Valverde, por el lado blanco, y la irrupción de varios diamantes de la Masia como Lamine Yamal, Fermín López o Alejandro Balde en el Barça añaden pólvora a un Clásico que, en los banquillos, es también de lujo gracias a Xavi Hernández y Carlo Ancelotti.

No estará en esta ocasión Kessié, traspasado este verano por el Barça y que fue el autor del gol, en el descuento, del 2-1 que dio el triunfo al Barça en la pasada Liga. Gol clave para el título ‘culer’ y resultado que, obviamente, firmarían de nuevo los blaugranas. Con un solo punto de diferencia entre Real Madrid, actualmente líder, y Barça, tercero (el Girona es segundo con los mismos 25 puntos que los blancos), sería sinónimo de ponerse líderes temporalmente.

Tampoco estará el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en el palco de Montjuïc, como protesta por el reciente tuit de un directivo blaugrana insultando a Vinícius Jr., si bien las relaciones entre ambas instituciones están ya tocadas por el ‘caso Negreira’ –el Real Madrid es acusación particular en la causa contra el club blaugrana–.

No obstante, con todo lo caldeado que es de por si un Clásico habitual, y a que parecía que podía ser todavía más caliente, parece que las aguas –pese a lo notoria de no ver a Florentino Pérez en el estadio– no irán a más y se mantendrán en su cauce. Y, ahí, tiene parte de ‘culpa’ (positiva) un Xavi que en los días previos ha tenido una guerra contra los medios pidiendo calma, eludiendo preguntas polémica, protegiendo a los árbitros (otra ‘patata caliente’) y llamando a la calma. Lucha compartida, en parte, con ‘Carletto’.

Le puede interesar: Linda Caicedo se reporta en Real Madrid participando en dos goles

*Foto: realmadrid.com

También te puede interesar