Moras y fresas

La versatilidad de los frutos rojos en la cocina

El interés por adquirir habilidades culinarias ha dado pie para que muchas personas inviertan el tiempo libre en ello. Con el fortalecimiento de esta práctica se han encontrado con que la experimentación puede llegar a ser muy amplia y han descubierto los alcances que puede llegar a tener un ingrediente.

En este campo, los frutos rojos ofrecen un amplio potencial de cara a las creaciones que se pueden llegar a dar en una cocina. Estos alimentos siempre han sido apetecidos para quienes son expertos en la cocina, o para quienes están emprendiendo en este mundo como pasión o simple hobby para sentirse plenos.

Para alimentar el interés en el mundo culinario hay diferentes maneras. Algunos optan por el camino profesional si lo ven con una forma de vivir, pero hay quienes optan al empirismo y empiezan a escalar con un nivel aficionado. También están los novatos que se rinden fácil por no saber cómo entrar al mundo culinario de una manera adecuada.

Los alcances de frutos rojos

Si bien las fresas, moras, arándanos o ciruelas han estado muy ligadas a los postres, hay mucho potencial en estas frutas que puede llegar a trascender en salsas o platos fuertes de sal. La versatilidad que tienen hace que cada cocinero pueda crear un concepto o universo que gire alrededor de un número amplio de recetas con frutos rojos.

Si bien el alma de los frutos rojos está con los postres, hay algunos que pueden resultar más interesantes para cierto tipo de persona dependiendo el nivel de destreza culinaria que tiene.

Para alguien principiante es recomendable la receta del mousse de fresa, que solamente dispone de 1 hora de preparación y se necesitan fresas, gelatina, agua y azúcar. Para alguien de nivel intermedio está la receta de helado de cerezas, que necesita de tres horas para su preparación, cerezas, nata para postres, miel, azúcar y hojas de menta. Para alguien experto está la torta de fresas, que demanda más destreza, aunque se puede hacer en 2 horas con fresas, harina de trigo, mantequilla, huevos, sal, azúcar y esencia de vainilla.

Alejándonos de los postres y las salsas, los frutos rojos pueden estar presentes en platos salados como los tartares de carne de res o pescado, atún marinado y algunas otras ensaladas que incluyen proteínas de mar, entre otros.

Consejos para incursionar en la cocina

Lo primordial, como en casi toda práctica, es iniciar con lo sencillo. Muchas veces las personas se interesan en la cocina gracias a que probaron un plato complejo, lo quieren imitar, pero no les sale como pensaban. Por eso es importante comenzar en este camino con recetas que sean muy sencillas de realizar.

Lo segundo es la persistencia. Incluso a los mejores chefs del mundo se les ha quemado un arroz o una carne les ha quedado salada, entre otros accidentes que pueden llegar a pasar cuando se cocina. El hecho es que este tipo de situaciones no frustren las ganas de continuar cocinando.

Para tener cierto nivel de maestría es importante ser variado con las recetas que se intentan. Una vez se vayan superando ciertas recetas, se recomienda variar para tener un arsenal más amplio y alimentar la creatividad al momento de experimentar con ingredientes en platos que tengan el sello personal de cada persona.

Por último, pero no menos importante, es crucial el orden y la limpieza cuando se incursiona en el ámbito culinario. La idea de cocinar por pasión es buscar un espacio de tranquilidad y este no se puede conseguir con una cocina sucia y desordenada.

Le puede interesar: Real Madrid incursiona en el mundo de la gastronomía

*Foto: Pexels

También te puede interesar