El Acoso Escolar y la Depresión: Mucho Más que una «Temporada»

Por Alexandra Parra

En el mundo actual, nuestros niños y niñas están expuestos a una variedad de situaciones y experiencias que pueden ser tanto positivas como negativas. Una de las experiencias negativas que muchos niños y niñas enfrentan es el acoso escolar o bullying. Esta es una situación reiterativa, sistemática y con abuso de poder que puede tener un impacto profundo en la salud mental y el bienestar de un niño o niña. Como madres y padres, es crucial estar informados y preparados para detectar y abordar esta situación.

¿Mi hijo es un bully?

Signos de alarma

  • Llega con golpes en el cuerpo
  • Llega con la ropa rota o deformada
  • Pierde sus propios objetos de forma constante
  • Deja de ver sus amigos y hablar de ellos
  • Cambios de conducta abruptos
  • Cambia de ruta para ir al colegio
  • Dejar sus hobbies o pasatiempos
  • Angustia cuando habla del colegio
  • Pérdida de la concentración, parece desconectado en clase
  • Cambios en los hábitos de sueño, deja de comer o come mucho
  • Cambios en los hábitos de sueño
  • Abandono de su apariencia personal
  • Cambios pronunciados en su personalidad
  • Aumento de la tensión en casa, peleas continúas con hermanos
  • No devolver las vueltas y tener excusas poco creíbles con la pérdida de dinero
  • Decir que otros le molestan pero no decir quién
  • Síndrome del domingo: Se enferman ese día para no ir a la escuela
  • Cambios en el uso de sus dispositivos electrónicos

Hablemos de Acoso Escolar y Desarrollo Socioemocional

No es divertido

7 de cada 10 niños en Colombia han sufrido de Acoso Escolar o Bullying

El bullying entre amigos es una forma particularmente dolorosa de acoso, porque viene de personas en las que confiamos y valoramos. Puede manifestarse de varias formas, incluidas burlas, insultos, exclusión social, difusión de rumores, y otras formas de maltrato físico, emocional y psicológico. Los amigos, al tener un conocimiento profundo de las inseguridades y debilidades de cada uno de los que está en el grupo, tienen un poder especial para herir. En el caso narrado, lo que empezó como bromas sobre su apariencia y gustos, pronto se convirtieron en ataques directos a su autoestima y valor como persona.

Más del 90% de los actos de bullying o acoso escolar no son reportados a los maestros

¿Cómo son los victimarios, matones o bullies?

Los victimarios, acosadores o bullies suelen tener algunas características comunes, aunque no todas las personas que presentan estas características necesariamente son agresores, podrían compartir estos rasgos:

  1. Necesidad de Dominación: Suelen tener una necesidad de dominar a los demás y un deseo de imponer control sobre otros. A menudo tienen una baja tolerancia a la frustración.
  2. Falta de Empatía: Tienden a tener dificultades para ponerse en el lugar de los demás y comprender sus sentimientos.
  3. Agresividad: Suelen ser más agresivos que sus compañeros, tanto física como verbalmente. Esta agresividad puede ser dirigida tanto hacía sus pares como hacía adultos o niños más pequeños.
  4. Impulsividad: Muchas veces actúan sin pensar en las consecuencias de sus acciones.
  5. Deseo de atención: A menudo quieren ser el centro de atención.
  6. Baja Autoestima: Aunque puede parecer contradictorio, muchos agresores tienen una baja autoestima y utilizan el bullying como una forma de sentirse poderosos.
  7. Historia de Ser Víctima de Bullying o Violencia: Algunos acosadores han sido previamente víctimas de bullying o han sido testigos o víctimas de violencia en otros espacios.

¿Cómo disciplinar a mis hijos? Renfort Talks

«Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su origen o su religión. La gente aprende a odiar. También se les puede enseñar a amar»

Nelson Mandela

Alexandra Parra

Pedagoga y Neuropsicóloga

También te puede interesar