La corrupción, una enfermedad en búsqueda de una cura

De acuerdo al documento de la Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción del 2004, en su prefacio la define como “una plaga insidiosa que tiene un amplio espectro de consecuencias corrosivas para la sociedad. Socava la democracia y el estado de derecho, da pie a violaciones de los derechos humanos, distorsiona los mercados, menoscaba la calidad de vida y permite el florecimiento de la delincuencia organizada, el terrorismo y otras amenazas a la seguridad humana”.

En esta columna se intentará realizar un corto recorrido de los principales actos de corrupción que ha tejido la historia de Colombia. No se abordarán en su totalidad, ya que estos nos daría para escribir varios tomos de la corrupción.

Un recorrido por la historia colombiana: De la Colonia a la actualidad

Año 1602, Santa fe de Bogotá:

Como lo menciona el reconocido periodista Juan Gossain, en su columna del tiempo publicada en 2017, el primer caso de corrupción en nuestro país se originó por parte del “presidente de la Real Audiencia, don Francisco de Sande, cuyo cargo equivale a lo que será en el futuro la Presidencia de la República”

La corona española le entregó al señor Francisco de Sande, cinco mil pesos oro en efectivo, que se suponía deba ser consignados en la tesorería del virreinato, pero como arte de magia ese dinero desapareció. Si quieren saber más sobre este caso, como lo indiqué en líneas anteriores, pueden consultar la columna en el siguiente enlace https://shorturl.at/MpuO3
1778-1810, Corrupción en la Renta de Tabaco del Virreinato de Nueva Granada.

Entre 1778 y 1810, la administración principal de Santafé se convirtió en un epicentro de malversación, donde funcionarios y estanqueros se enriquecían ilícitamente a costa del erario público.

La apropiación indebida de fondos era una práctica común entre los estanqueros. Se quedaban con parte de las ganancias de las ventas de tabaco, sin registrarlas en los libros contables. Un caso emblemático fue el de Manuel Rodríguez, quien desfalcó las arcas reales, El monto exacto robado debido a esta malversación es difícil de determinar con precisión debido a la falta de registros detallados y la opacidad en la administración colonial. Sin embargo, se estima que las pérdidas fueron significativas y tuvieron un impacto negativo en la economía y las finanzas del virreinato.

Para encubrir sus fechorías, los estanqueros recurrían a la falsificación de documentos. Alteraban los registros de ventas o creaban documentos falsos para justificar faltantes de dinero o tabaco. Juan Bautista Pérez, un hábil falsificador, logró evadir la detección de sus fraudes durante varios años, causando un daño de 30.000 pesos a la Real Hacienda.

1904- caso de la concesión Pertuz

El caso de la concesión Pertuz fue un episodio importante en la historia política de Colombia. José Vicente Concha era el presidente de Colombia en ese momento, el cual otorgó una concesión otorgada a Rafael María Pertuz para la construcción de un ferrocarril en la región del Magdalena Medio.

La concesión Pertuz fue objeto de controversia debido a acusaciones de corrupción y favoritismo hacia la empresa de Pertuz. Se alegó que el presidente Concha había recibido sobornos a cambio de otorgar la concesión a Pertuz, en detrimento de otras empresas que también estaban interesadas en el proyecto.

La Era de Álvaro Uribe: Casos de corrupción que marcaron su Gobierno

Durante la presidencia de Álvaro Uribe en Colombia, entre 2002 y 2010, el país experimentó avances significativos en términos de seguridad y estabilidad económica. Sin embargo, su mandato también estuvo marcado por una serie de escándalos de corrupción que empañaron su legado y generaron controversia en la opinión pública.

El escándalo de la parapolítica
La parapolítica en la Casa de Nariño
El escándalo de la Yidispolítica
Las chuzadas del DAS
Agroingreso seguros
Caso de Carimagua

Iván Duque y sus desastres

Desde que asumió el cargo en 2018, la presidencia de Iván Duque en Colombia ha estado plagada de controversias y escándalos de corrupción que han desafiado su liderazgo y generada desconfianza en las instituciones del país.

Aquí alguno de sus casos más sonados de corrupción y que fueron destacados por sus altos índices de impunidad, son los siguientes:

PROSPERIDAD SOCIAL – DPS: $22.000 millones fueron desembolsados a al menos 50.000 personas fallecidas, o que no estaban inscritas en el Sisbén.

SOCIEDAD DE ACTIVOS ESPECIALES- SAE: arrendamiento de millonarios bienes con un valor reducido

UNIDAD NACIONAL DE PROTECCIÓN- UNP: uso delincuencial de vehículos de protección, blindajes falsos, ausencia de sanciones a contratistas.

AEROCIVIL: falsas licencias a pilotos en los últimos tres años, irregularidades en contratación, presuntos vínculos con el narcotráfico.

Corrupción en el actual gobierno

En la actualidad Colombia está viviendo otro capítulo más, de este entramado de la corrupción. Dentro de la UNGRD (Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo y el Desastre) que literalmente es un desastre.

Carlos Carrillo director de la UNGRD, en una entrevista concedida a Blu Radio, indicó que la corrupción “lamentablemente, está enquistada en la sociedad colombiana; en lo público y en lo privado, en la derecha, en la izquierda y en el extremo centro, sigue habiendo personas inescrupulosas que quieren llenarse los bolsillos con el dinero del Estado.

El entramado de la UNGRD, es el escándalo más grave que ha sacudido el gobierno del actual presidente Gustavo Petro, pues el anterior director Olmedo López junto con sus secuaces Sneyder Pinilla y congresistas como el presidente del senado Iván Name y Andrés David Calle, fueron nombrados por recibir dineros, sacados de esta Unidad. El tema centra de este capítulo fue la compra de 40 carrotanques, con un sobre costo de 20 mil millones de pesos. Estos iban a ser utilizados para llevar agua a la guajira.

Para concluir, es mi deber realizar proponer las siguientes consideraciones para acabar con este problema de raíz.
La lacra de la corrupción ha carcomido las entrañas de nuestro país por muchos años. Esto no es un mal fortuito, al contrario, es la consecuencia de un sistema político corrompido, podrido y plagado de instituciones débiles, llenas de impunidad galopante, que lo único que se fortalece es el clientelismo que caracteriza a la clase política tradicional.
Debemos crear leyes y reformas más contundentes en contra de todos esos ladrones de cuello blanco que saquen las arcas del Estado, para embolsillarse grandes cantidades de dineros y pasar ante la sociedad, poco vigilante, como seres transparentes e impolutos.

Es Necesario levantar la voz y exigir cuentas claras a nuestros gobernantes. Debemos dejar de lado la apatía y convertirnos en protagonistas de nuestro propio destino. La lucha contra la corrupción no es solo responsabilidad del Estado, sino un compromiso que debemos seguir peleando todos nosotros como ciudadanos para el algún momento llegar a estar en el país ideal, sin corrupción

La corrupción no se puede permitir como un acto normalizado dentro de nuestra sociedad, No podemos acostumbrarnos a las mordidas, los contratos amañados y el descarado desvío de fondos. Cada acto corrupto es una bofetada a la dignidad de un pueblo que anhela un futuro mejor.

Ricardo Garzón

Buscar

Anuncios