Muy ha lugar en el mes de la Diversidad e Inclusión en Colombia…

Muy ha lugar en el mes de la Diversidad e Inclusión en Colombia…

En el ámbito escolar del sistema educativo colombiano, es crucial reconocer y valorar la diversidad de nuestros estudiantes. El decreto 1421 de 2017 y el Decreto 1075 de 2015 nos brindan un marco normativo para atender a la población con disCAPACIDAD mediante el Plan Individual de Ajustes Razonables (PIAR).

¿Qué es el PIAR?

El PIAR es un documento personalizado, individual que busca garantizar que cada estudiante neurodiverso reciba los apoyos necesarios para participar plenamente en el entorno escolar y social. Este plan se basa en una valoración integral que incluye aspectos pedagógicos, sociales, de salud e infraestructura, con la particularidad que debe ser elaborado de manera colaborativa entre los profesores, la familia y el propio estudiante.

El PIAR es la brújula de cada niño o niña durante su estancia en el sistema escolar, siendo fundamental que al ingresar o transferirse entre colegios, le sea entregado a la familia para que los profesores no tengan que iniciar de cero en cada cambio de escuela.

Enfoque Diferencial, Neurodiversidad y Neurodivergencia

Enfoque Diferencial: El enfoque diferencial reconoce que cada estudiante tiene características y necesidades únicas. Se trata de ir más allá de identificar y etiquetar las diferencias, da la oportunidad de valorar y responder a esas diferencias de manera adecuada, oportuna y justa. El PIAR, en este sentido, es una herramienta que permite ajustar el entorno educativo para que todos los estudiantes, independientemente de sus habilidades, capacidades, necesidades, puedan aprender y participar de la vida escolar.

Neurodiversidad: La neurodiversidad celebra la variabilidad del cerebro humano y sus formas de funcionar. Reconoce que condiciones de vida como el autismo, el TDAH, la dislexia y otras, no son deficiencias, sino variaciones naturales de la cognición humana. Desde esta perspectiva, el PIAR no busca “normalizar” a los estudiantes, sino crear un entorno en el que sus diferencias sean respetadas e integradas como una parte esencial de la diversidad humana.

Neurodivergencia: La neurodivergencia está vinculada a las diferencias neurológicas individuales que pueden influir en la forma en que una persona piensa, aprende y se comporta. Los estudiantes neurodivergentes pueden enfrentar desafíos particulares en un entorno educativo tradicional y suelen ser tildados de “desadaptados”. El PIAR, al considerar estas diferencias, se diseña para generar estrategias y adaptaciones específicas que habiliten el aprendizaje. la expresión, la representación y la participación, respetando cada manera única de experimentar el mundo.

“Existe la inclusión porque hay exclusión”

Implementación del PIAR

Valoración Integral: La elaboración del PIAR comienza con una valoración exhaustiva que incluye información sobre el contexto del estudiante tanto dentro como fuera del aula. Es fundamental comprender sus fortalezas, intereses, desafíos y las barreras que enfrenta en el entorno. Esta valoración debe ser continua, permitiendo ajustes dinámicos en el plan según las necesidades cambiantes del estudiante.

Colaboración Interdisciplinaria: Es esencial que el PIAR se desarrolle de manera colaborativa, involucrando a profesores, especialistas, familias y al propio estudiante. Este enfoque interdisciplinario asegura que se consideren múltiples perspectivas y conocimientos, enriqueciendo el plan y su implementación. Recuerden, no es una obligación exclusiva de los profes ni de la escuela.

Ajustes Razonables y Flexibles: Los ajustes razonables son adaptaciones que se hacen en el entorno educativo para eliminar barreras y facilitar la participación de los estudiantes. Estos ajustes pueden ser materiales (como el uso de tecnología asistiva) o metodológicos (como la flexibilización de los tiempos y métodos de enseñanza). La flexibilidad es clave para responder de manera efectiva a las necesidades específicas de cada estudiante.

“La inclusión no es un privilegio, es un derecho”

A pesar del marco normativo robusto, la implementación efectiva del PIAR enfrenta desafíos significativos que van desde lo cultural hasta lo económico. La falta de recursos adecuados, la cantidad de niños y niñas dentro del aula, la necesidad de una formación más profunda en educación inclusiva para los profesores, y las barreras actitudinales son algunos de los obstáculos que debemos superar. Es imperativo que continuemos mediando por una educación que sea accesible y que vaya más allá de asignar un cupo escolar, una educación que sea equitativa con los estudiantes y los profesores, al tiempo que genera conciencia acerca de la diversidad en la sociedad.

PD: En la página web www.alexandraparra.com en la sección Recursos para Profes, encontrarán el Anexo 1.

Alexandra Parra
Neuropsicólogo y pedagoga

Buscar

Anuncios