Trump al teléfono, desprestigia amenaza y le cuelga a los mandatarios

Como todos sabemos, es muy poco lo que se puede saber de estas exclusivas llamadas presidenciales que en su mayoría suelen ser amistosas y diplomáticas, aunque con Trump son muy pocas o eso es lo que desvelan sus interlocutores quienes también hacen evidente su grosería al teléfono.

El presidente de Estado Unidos Donald Trump, es polémico por sus diferentes publicaciones en su cuenta de twitter, sus discursos en las ruedas de prensa y entrevistas, pero una faceta poco común es la que está conociéndose cuando el magnate está al teléfono.

Como todos sabemos, es muy poco lo que se puede saber de estas exclusivas llamadas presidenciales que en su mayoría suelen ser amistosas y diplomáticas, aunque con Trump son muy pocas o eso es lo que desvelan sus interlocutores quienes también hacen evidente su grosería al teléfono.

El primer incidente sin lugar a dudas fue con su homólogo de México, Enrique Peña Nieto, quien después de un corto, pero intensa tira y afloje por la visita programada del mandatario azteca a territorio estadounidense, al final de la semana, el mismo Peña nieto dijo “hablamos con Donald Trump cerca de hora y media”.

Si bien, ambos mandatarios hablaron sobre su conversación, los sentidos de las palabras de uno y otro provocan incertidumbre en las personas.

El mexicano anunció que el dialogo fue muy diplomático y que es el primer paso para establecer una confianza mutua entre las partes, pero casi como si se lo propusiera, el magnate en cuestión de hora le dijo en entrevista a CNN que efectivamente hablo con Peña Nieto, pero que en la conversación le volvió a sostener que pagará el muro y que su política migratoria no cambiará.

Acto seguido, Trump siguió con sus otras ocupaciones en los nombramientos y menciones de sus funcionarios y el mandatario mexicano hizo un llamado para reactivar la marca ´´hecho en México” en búsqueda de ampliar nuevos mercados que ayuden a mitigar en la economía el efecto Trump.

Ahora, y en menos de una semana se conoce de una nueva conversación telefónica del Trump pero esta vez con su homólogo de Australia, primer ministro, Malcolm Turnbull.

Según la prensa oceánica, los líderes mantuvieron una tensa charla telefónica por los 1.250 refugiados que el expresidente norteamericano Barack Obama se comprometió a recibir y que por supuesto Donald Trump no quiere permitir en su paí. Por tal motivo y tras lo que se supone una fuerte postura de ambos madatarios con el tema se comenta que las relaciones entre ambos países, aliados históricos, están a los niveles más bajos registrados desde hace 40 años.

Según el diario The Washington Post, Trump calificó el trato como, “el peor acuerdo de la historia”. En medio de la conversación sucedió lo que nadie esperaba de un presidente, simplemente colgó el teléfono y se fue, lo inicialmente se interpretó como un corte en la llamada o caída de señal, con los minutos y tras varios intentos del servicio de seguridad australiano, simplemente Donald Trump no volvió a pasar al teléfono.

Por otra parte, Sin hacer mención a la conversación con Turnbull, Trump se refirió hoy a través de Twitter al compromiso de Obama de acoger refugiados que están detenidos ahora en Australia. “¿Podéis creerlo? La Administración Obama acordó traer a cientos de inmigrantes ilegales de Australia. ¿Por qué? ¡Estudiaré este estúpido pacto!”, señaló el presidente estadounidense.

Ahora todo el mundo está a la expectativo del presidente norteamericano que desde las cámaras de un auditorio, desde su twitter o inclusive desde las llamadas presidenciales está logrando su efecto en el mundo entero con su irreverencia administrativa.

También te puede interesar