Pamela Anderson estrena su documental: “Una historia de amor” en Netflix

Foto: tomada de Instagram/pamela_anderson_fans

Pamela Anderson introduce un VHS en el reproductor y dice con picardía: “Dios, qué miedo, espero no salir desnuda”. Es la primera escena de su documental Pamela Anderson, una historia de amor, que estrena Netflix el próximo 31 de enero. La actriz hace referencia al vídeo sexual junto a su entonces pareja, Tommy Lee, que destruyó su carrera, cambió internet y la convirtió en un icono, en el primer minuto de los 173 que dura el metraje. Si había un elefante en la habitación, queda claro desde el principio que la idea es meterlo en una cacharrería.

La historia forma parte de la cultura pop y ha sido reflejada recientemente en la miniserie de Hulu (emitida en España en Disney+) Pam y Tommy. Pero ahora es la propia Anderson la que quiere ajustar cuentas con su pasado. Lo hará con Love, Pamela una mezcla entre autobiografía y libro de poemas que saldrá a la venta en Estados Unidos este mes. Pero sobre todo con el documental de Netflix, sobre el que ha tenido un control total, pues uno de sus dos hijos, Brandon Lee, es productor.

Pamela Anderson, una historia de amor también habla de su relación con los hombres. Y para entenderla nos retrotrae a su pasado. Antes de ser un icono sexual, fue una niña traumatizada. Hay tres historias que marcan su infancia y adolescencia. La primera tiene tintes de realismo mágico. Anderson habla de cómo tramó la venganza de una niñera que la maltrataba. “Intenté matarla apuñalándola con un bastón de caramelo en el corazón”, explica la actriz, que parece, en ese punto, estar contando un cuento. No lo consiguió, pero le echó una maldición que surtió efecto: “Le dije que ojalá muriera y murió al día siguiente en un accidente de tráfico. Creí que era culpa mía”.

Anderson también habla de un novio que la lanzó de un coche en marcha, acabando ella en una zanja. Esta sería la primera de una serie de relaciones tormentosas con los hombres. Pero la historia más traumática es la de su primera experiencia sexual. “Él tenía 25, yo tenía 12. Me violó”, explica. “Creí que era mi culpa. Mi madre siempre estaba llorando por mi padre, no quería hacerle más daño. Así que no se lo dije a ella ni a nadie.

Su padre era jugador de póker y deshollinador, además de alcohólico. Se separó y reconcilió con su madre un millón de veces. Ella le solía decir a Pamela: “Soy un mal ejemplo, tu padre es un imbécil pero lo quiero. Tú no quieres a esos imbéciles, ellos tampoco te quieren como me quiere tu padre. Deshazte de ellos”. Le hizo caso. Pamela se ha divorciado cinco veces, la última durante el rodaje de este documental.

Le puede interesar: Triste despedida de Pamela Anderson a Hugh Hefner

En él, va enumerando todas estas relaciones y pasos por el altar y el juzgado con gracejo e ironía. Especialmente memorable es el resumen que hace de su matrimonio con Rick Salomon, jugador de póker profesional (como su padre) y adicto. “Resultó ser un drogadicto, encontramos una pipa de crack bajo el árbol de Navidad. Él sigue negando que fuera suya, pero ¿ quién va a esconder una pipa de crack en nuestro árbol de Navidad? Yo no fui”, dice Anderson.

Después de repasar todas sus historias, deja claro que Tommy Lee ha sido el gran amor de su vida. “Creo que prefiero estar sola a no estar con el padre de mis hijos. Es imposible estar con nadie más. Pero es imposible estar con Tommy tampoco, es casi como un castigo”, reflexiona. El romance empezó con una velada de champán y éxtasis en Cancún (México). Ambos acabaron tan colocados que pasaron la noche enrollándose y planificando su boda. Se casaron cuatro días más tarde, en bañador, en la playa. “Yo estaba saliendo con Kelly Slater [compañero en Los vigilantes de la playa]. Había quedado en que a la vuelta de Cancún iría a Florida para visitar a su familia, así que cuando le llamé para decirle que me había casado se quedó como: ‘¿Queéee?”.

La historia terminó con una denuncia por malos tratos y Tommy Lee en la cárcel, donde estuvo seis meses por pegarle una patada a la que entonces era su esposa. Anderson fue tajante: denunció y desapareció. Siguió el consejo de su madre y se deshizo de Tommy Lee. Después se casó unas cuantas veces más. Y las que le quedan. ”Le encanta casarse, quizá su cosa favorita en el mundo es enamorarse”, dice su hijo en el documental. “Y supongo que también le gusta la idea de desenamorarse”, así lo anuncia el diario EL PAÍS.

En una publicación en su cuenta de Instagram apunta: “Es por eso que escuchar a alguien contar tu vida puede hacerte sentir enfermo, mientras que contar tu propia historia, en tus propias palabras, puede sentirse como una cuestión de supervivencia. “, allí la rubia se ve en una sesión de fotos.

“>

En otra publicación afirma: “¿Por qué no podemos ser los héroes de nuestra propia historia de vida? ”
– Pamela, una historia de amor que se estrena el 31 de enero.

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Netflix US (@netflix)

“>

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password