Seis mentiras de la izquierda y una verdad verdadera

Por Almudena González Barreda

No sé ustedes, pero comienzo a cansarme del discurso de la izquierda, que se traga toda la propaganda de guerra que fabrica Hamas, consciente de que la progresía occidental es pro Palestina, pueblo al que tiene sometido y martirizado a pesar de que algunos se piensen que los hombres de Hamas son hombres de paz.

Esta semana vengo a contarles algunas mentiras que la izquierda no se cansa de repetir, pensando que igual así se convierten en verdad.

1. Genocidio, en el conflicto franja de Gaza – Israel

El genocidio es la aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos. Toca recordar que Israel salió y mandó salir en 2005 a todos los judíos (unos 7.000 colonos) que quedaban viviendo en aquel entonces en Gaza. Desde 2007, el grupo terrorista Hamas controla Gaza. Este grupo armado, que se esconde entre la población y la tiene atemorizada, tiene en sus estatutos fundacionales acabar con Israel y toca recordar que es el último responsable de gestionar ayudas que recibe de la Unión Europea (UE), así como de mejorar las infraestructuras de su región. No todo es culpa de los judíos.

Lea más opiniones de Almudena González Barreda en Confidencial Colombia

Israel ahora responde, en su legítimo derecho, a defender su territorio y a su población, ante los ataques terroristas perpetrados por Hamas el pasado 7 de octubre, cuando se celebraba el Sucot, su gran fiesta de la alegría y agradecimiento a Dios en la que se recuerdan los 40 años vagando por el desierto.

Genocidio es lo que están sufriendo los armenios (un 98% cristianos) en Azerbayán (96 % musulmanes), como antes lo sufrieron en Turquía, cuando tras la II Guerra Mundial los turcos quisieron hacer un estado homogéneo musulmán y exterminaron a armenios, asirios y griegos. También el de los rohingya en Myanmar, por ser musulmanes entre una mayoría budista. Más de 3.000 muertes y más de 270.000 desplazados. En Oriente Medio contra los cristianos; en países como Irán, Argelia y Qatar es el Estado el actor principal de las matanzas y violaciones, en Siria, Yemen, Arabia Saudí, Libia y Egipto están implicados además grupos extremistas, según un informe encomendado por el Foreign Office al arzobispo de la diócesis inglesa de Truro (anglicana). Pero no son los únicos, aunque nadie hable de ellos y no sean tan llamativas o políticamente rentables para la izquierda europea como la causa palestina.

2. Proteger a Palestina de Israel

Israel es un problema en este momento para los palestinos de bien, porque Hamas ha iniciado una guerra e Israel va con todo. Pero de quien realmente hay que proteger a los palestinos es de los terroristas de Hamas, que no sólo los tienen atemorizados, los usan como escudo y los tienen sumidos en la más profunda de las miserias.

3. Islamismo, y su amistad con Occidente

Los musulmanes viven su fe y las trasmiten a sus hijos con la misma pasión con la que Ione Belarra, la ministra española en funciones de Asuntos Sociales, defiende a Hamas. Los musulmanes perciben Occidente como sociedad descreída que no respeta ni a su propio Dios. Por suerte, la mayoría de los musulmanes conviven bien entre descreídos y cristianos infieles. El problema viene cuando los fanáticos religiosos, los radicales, son llamados a defender sus creencias, sin miramientos y con la fiereza propia de un hombre medieval matan al que pillan por delante, como ha pasado en Francia o en Bélgica y desde hace años vienen haciéndolo en Europa con bastante éxito (11M en Madrid, Charlie Hebdo, Bataclán…). Para estos radicales todo el que no piensa como ellos está contra ellos, así que también tienen subyugados a sus congéneres. Estos extremistas, muchos de ellos líderes religiosos y terroristas, han encontrado en esta vida de terror un modo de vida tan lucrativo y cómodo como los politicuchos lo han encontrado en la Política, una vez agarran poder, no lo sueltan.

Lo que más sorprende es saber que en España hay más de 300 lobos solitarios, (radicales que deciden hacer la yihad por su cuenta) vigilados, pero que pueden atacar en cualquier momento. Esperemos no cruzarnos en el camino de ninguno…

4. La inmigración trae riqueza

Mil aristas tiene la inmigración y si bien la convivencia entre culturas trae riqueza, diversidad, flexibilidad… la realidad es que la inmigración ilegal no es tan maravillosa como la han querido pintar los grupos más progresistas de la izquierda europea, sobre todo cuando no hay integración, se rompe la paz y la convivencia.

Ahora, como al lobo europeo (que estaba protegido y va a dejar de estarlo porque mató al caballo de Von Der Leyen) los malos van a estar obligados a dejar los países europeos. Después de los atentados de Bruselas la presidenta de la UE dijo que nada de pedir a los malos que se marchen si quieren, que todo aquel potencialmente peligroso debe marcharse sí o sí y la legislación debe cambiar con carácter urgente. 

Vamos que en Europa dormimos con nuestros enemigos y ahora se han dado cuenta de que no siempre se duerme bien.

5. Bildu mejora la vida de los españoles

En clave más española. Lo cierto es que nos encontramos con otra mentira de las gordas. “Bildu, mejora la vida de los españoles”, afirmó la ministra portavoz del gobierno de Sánchez. Bildu sólo mejora sólo la vida de sus integrantes y de sus socios en el Gobierno de España y vota las propuestas que le vienen bien para lograr sus objetivos que son más presupuestos y la ansiada independencia. ¡Pesados! Eso sí, Otegui, su líder, aparece implicado en nueve casos de secuestro y uno de asesinato, y la izquierda le llama hombre de paz … Y esta semana incluso se atrevió a decir que ellos no aprueban que Hamas tenga rehenes. ¿Qué fueron entonces los secuestros de ETA?

6. Amnistía como solución a la convivencia

Para terminar con las mentiras de esta semana haré mención rápida al proyecto de borrado del delito de los políticos catalanes que hicieron un referéndum ilegal y declararon la independencia rompiendo la unidad de España. Según Sánchez es una propuesta para solucionar la convivencia con Cataluña, una solución a un problema político. Se cae esta justificación por todos lados y todo el mundo sabe que promete y pacta porque necesita los votos para ser presidente. Sólo les diré que este hacer encajar la amnistía en la Constitución del 78 me recuerda en parte a las hermanastras de la Cenicienta de los Hermanos Grimm, que lejos de la versión amable y bucólica que conocemos todos, hace encajar el zapato de cristal a una de ellas cortándole los dedos de los pies. El príncipe al principio se resigna y como una salvación aparece Cenicienta, a la que hacen probar el zapato. El final es aún mejor, todos asisten a la boda y las hermanastras acuden tuertas porque los cuervos se comen sus ojos. Repartan ustedes los personajes políticos en este folletín.

Una verdad verdadera

Gracias a Dios que en España tenemos una Familia Real que da una imagen de estabilidad, cordura y saber estar magnífica. Además son guapos de verdad. Aunque su papel sea meramente representativo hablan y dicen verdades como puños. Nada como escuchar el discurso de Felipe VI en la entrega de los premios Princesa de Asturias para verificar que suelta perlas como dardos a los políticos en el acto de mayor repercusión internacional de nuestro país. Sus tres perlas más llamativas: Las soluciones a nuestros problemas llegarán de la unidad, nunca de la división. Para trascender y tener sentido, la colaboración y el compromiso de todos es imprescindible, como lo es también la voluntad integradora para edificar algo sólido, duradero y permanente. Y, tenemos que ser muy conscientes de todo lo que hemos alcanzado como Nación, de todo lo que hemos construido y prosperado, con tanto esfuerzo; de lo necesario que es conservarlo y preservarlo de aquello que lo pueda erosionar. ¡Magnífico, Majestad!

También te puede interesar